Añadir

Catedral Notre-Dame-de-l'Assomption

Edificada en la parte más alta de la ciudad y construida casi en su totalidad con piedra blanca, la catedral simboliza la autoridad monárquica católica sobre la antigua ciudad protestante. Consagrada en 1739, es la obra de tres arquitectos reales: François d’Orbay, Jules Hardouin-Mansart y Robert de Cotte.
La fachada de estilo clásico está adornada con las estatuas de los cuatro evangelistas, rematadas por el escudo de armas del monarca esculpido en el frontón. El interior revela un edificio de líneas armoniosas, realzadas por una delicada cúpula sobre pechinas. Ampara también un mobiliario religioso remarcable: sillería del siglo XVIII, órgano en madera de nogal esculpido del siglo XVII y un baldaquín de estilo Napoleón III. En el brazo norte del crucero, trona una de las obras principales de Ingres, el Voto de Luis XIII (1824).

Horarios (a título informativo):
De lunes al Domingo de 8h a las 19h (El domingo mesa a las 11h)
Añadir

Antiguo colegio

Los Jesuitas llegaron a Montauban en 1629 siguiendo los pasos del cardenal Richelieu. En 1676 compraron un palacete situado en el límite nordeste de la ciudad en el que instalaron un colegio y una capilla (actualmente la iglesia Saint-Joseph). Modificado y ampliado varias veces, el edificio de arquitectura sobria se articulaba alrededor de dos patios con sendos jardines, hoy en día desaparecidos. Durante la revolución francesa, el edificio sirvió de recinto para fundición de cañones. Más tarde se convirtió de nuevo en colegio hasta 1961.
Hoy en día acoge la Dirección de Asuntos Culturales, el Conservatorio de Danza, la Oficina de Turismo y el Centro del Patrimonio. Abierto en 2008, este edificio traza el retrato histórico y arquitectónico de la ciudad.
Añadir

Plaza Nacional

Situada en el corazón de la ciudad, es el elemento primordial del plano en tablero de la ciudad medieval. Su actividad comercial está demostrada desde la edad media. En la esquina noroeste de la plaza se levantaba antaño la “Casa Comuna”, antigua sede de la autoridad municipal.
Devastada por dos incendios en 1614 y 1649, la plaza fue totalmente reconstruida gracias a la generosidad del rey y a la tenacidad de los cónsules. Terminada a principios del siglo XVIII, la plaza forma un conjunto harmonioso y homogéneo recientemente restaurado. Las fachadas disimulan edificios profundos que se abren sobre patios interiores adornados con galerías y torres de escaleras.
Añadir

Iglesia de Saint-Jacques

Con el Puente Viejo (Pont Vieux) es el único vestigio medieval de la ciudad. De la segunda iglesia, construida en el siglo XIII no subsiste más que el campanario de estilo tolosano y parte de la nave. Durante el siglo XIV, época durante la cual la ciudad atraviesa un periodo de prosperidad, la iglesia se convierte en parroquia y se remplaza el testero por un ábside poligonal. Durante las guerras de religión, la iglesia sirvió de torre de acecho (el campanario), de taller de fabricación de salitre (la nave) y de fortín (el coro). La fachada de la iglesia Saint-Jacques todavía conserva las huellas de los cañonazos del asedio de 1624. Más tarde, después de la reconquista católica de 1629, el cardenal Richelieu ordenó la reconstrucción de la iglesia. Fue catedral de 1629 a 1739, y durante el siglo XVIII fue dotada de portones laterales y una tribuna. En la fachada principal, el portal de estilo neo-románico está coronado por un mosaico del siglo XIX.

Horarios (a título informativo):
De lunes a domingo : de 9h a 18h (El domingo: oficios religiosos con las 10h15 y las 18 horas)
Añadir

Puente Viejo

Previsto en los estatutos de la fundación de la ciudad en 1144, el puente no fue construido hasta principios del siglo XIV, con el apoyo y el acuerdo del rey Felipe el Hermoso. Antiguamente protegido por dos torres, el puente formaba parte integrante del dispositivo defensivo de la ciudad.
De una longitud de 205 metros, el puente posee un tablero llano, construcción excepcional en esa época. Sus siete arcos dotados de tajamares de planta angular y altas aperturas le permitieron resistir a las repetidas crecidas del rio Tarn.
Remonter vers le haut